Nuestro proyecto

qqbb nace con Salva, hijo de Rosa, nuestra fundadora.

Salva nació a inicios de 2020, en plena pandemia, con todas las tiendas cerradas por el decreto de cuarentenas y con los servicios de courier a full, con meses de espera para despachar ropa y artículos que se compraran en las páginas web de los distintos retailers.

Con todo cerrado y sin la posibilidad de acceder a vestuario nuevo para Salva, Rosa optó por comprar ropa usada para su bebé a mamás que, también a raíz de la pandemia, habían perdido su trabajo y, para salir adelante, vendían por redes sociales las cosas que sus hijos ya no utilizaban pero que podían ser reutilizadas.

Puérpera, y tras meses como mamá colchón, Rosa se sumergió en el mundo de la basura textil. Descubrió una prenda se usa, en promedio, de siete a diez veces (Ellen MacArthur Foundation). Para hacerse una idea, solo en 2019, el costo ambiental de usar una prenda una sola vez se calculó en 94.347.213 kilogramos de desechos (tredUp).

Con el paso de los meses Salva iba creciendo y Rosa se dio cuenta que, en el caso del vestuario de bebé, entre los 0 y 24 meses la cantidad de usos de una prenda podía llegar a ser incluso menor de lo que indican los estudios porque, como los niños crecen tan rápido en ese rango de edad, algunas prendas son usadas una sola vez o incluso nunca.

Rosa pensó: “Si promovemos que una misma prenda sea utilizada por más de un niño, las cifras de basura textil se reducirían drásticamente”; por lo que empezó a indagar acerca de las alternativas disponibles en Chile que permitieran generar este impacto positivo en el medio ambiente. No obstante, descubrió que el proceso existente para vender y comprar ropa usada de bebé solía ser poco conveniente para la realidad de los padres.

En Chile, la oferta se centra en el mundo físico: las prendas son llevadas a los locales de tiendas que revenden la ropa (generalmente ubicados en las comunas más céntricas de la Región Metropolitana), pero este mecanismo es poco eficiente para personas con poco tiempo, que viven en comunas rurales o en cuarentena. Por otro lado, dichas tiendas no permiten a los padres decidir el precio al cual quieren vender sus prendas, aspecto poco atractivo para quienes quieren obtener una ganancia mayor.

Optar por la venta a través de redes sociales es una opción, pero implica un desgaste superior: la mayoría de los padres no tiene tiempo para, además de postear los productos que quiere vender, darse la lata de encargarse de la logística de cada pieza. Y es que, en medio del ajetreo del trabajo y las tareas del hogar, lo único que los padres desean hacer en sus ratos libres es pasar tiempo de calidad con sus hijos.

Conversando con más familias, Rosa comprendió que este “dolor” empeora cuando se tiene más de un hijo, ya que la cantidad de vestuario acumulado aumenta y los clóset terminan llenos de ropa que a los niños y niñas ya no les queda. Lo mismo sucede con otros artículos que los bebés usan por muy poco tiempo cuando son muy chiquitos.

Así, debido a las dificultades asociadas, estos activos terminan siendo regalados o tirados a la basura. Sin embargo, existe un potencial enorme en su venta, pues nunca antes hubo tantas personas abiertas a adquirir vestuario y artículos de segunda.

Todo esto impulsó el nacimiento de qqbb: una plataforma que promueve el consumo ético de vestuario y artículos de bebé mediante su reutilización. Damos a los productos una segunda oportunidad y a las familias la posibilidad de ganar dinero con la venta de ropa y artículos en desuso.

Nuestra plataforma opera bajo el concepto de triple impacto:

  1. Facilita la reintroducción de prendas infantiles usadas en la economía.
  2. Permite a las familias generar ingresos por medio de su venta.
  3. Impacta de forma positiva en la reducción de emisiones de carbono.

Nos encargamos de la logística y los padres se encargan de lo que más aman: sus hijos.

Operamos bajo un modelo de comisiones que cuenta con diversos planes que se ajustan a las necesidades de los padres. Además, a través de nuestra operación apoyamos a organizaciones sin fines de lucro y a familias en situación vulnerable.

Cada vez que alguien compra en qqbb.cl, ayuda a reducir el impacto de la basura en el medio ambiente y colabora en la economía de muchas familias que venden en nuestra web la ropa y otros artículos que sus hijos ya no utilizan.